Blogia
ISRAelPROFEDELENGUA

Próxima parada, Sol

Próxima parada, Sol Como si no hubiese tenido existencia previa, todo pareció que sucedía por primera vez a los catorce años. La primera vez que viajaba solo en tren. La primera vez que se perdía en el alboroto de una gran ciudad. La primera vez que tomaba el metro. La primera vez que se enamoraba, no de una mujer de carne y hueso, sino de una voz, delicada, cristalina, excitante, que decía: "Próxima parada, Sol".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

israelprofedelengua -

Gracias, aunque, destreza, la justa, y más que zarpazos, arañazos ;-D

Anónimo -

Me encanta, Isra, tu destreza a la hora de condensar la complejidad de la realidad. Es un certero zarpazo en la consciencia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres