Blogia
ISRAelPROFEDELENGUA

El sapo

El sapo

Cuando despertó, el sapo todavía seguía allí. Gordo, babeante, ridículo. Y sintió náuseas, náuseas del sapo, de sí misma, náuseas de veinte años de vida tirados a la basura.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres